Saltar al contenido
En la Red Botica

¿Cuál es la diferencia entre botica y farmacia?

farmacia botica

¿Cuándo dejamos de llamarla botica y pasó a ser farmacia?

¿Has entrado alguna vez en una farmacia y has sentido que ahí “huele a botica”?

Seguro que sabes de qué olor te estoy hablando. A mí me recuerda a mi infancia. Ahora la  mayoría ya no tienen ese característico olor.

Y es que las oficinas de farmacia han evolucionado. Siguen haciéndolo y ahora quizá más que nunca y a un paso más rápido. 

La botica tal como la conocieron nuestros abuelos ya no existe.  ¿Es por eso que ya no huelen así?

Otra cosa que siempre me ha llamado la atención es el uso de las palabras “botica” y “farmacia”. Las personas de mayor edad con las que he trabajado usaban mucho más el término botica, supongo que hace años era la palabra más extendida para referirse a ellas. 

Ahora es raro que alguien, fuera del sector, la use. La mayoría de las personas van a la “farmacia” y lo de botica puede incluso que les suene a otra cosa…

¿Hay alguna diferencia entre botica y farmacia?

La RAE define BOTICA como: 

1. f. Farmacia, laboratorio y despacho de medicamentos.

2. f. Asistencia de medicamentos durante un plazo. Dar médico y botica.

3. f. Medicamento, droga o mejunje.

4. f. Ar. Tienda de mercader.

5. f. desus. Vivienda o aposento surtido del ajuar preciso para habitarlo.

Y FARMACIA como:

  1. f. Ciencia que enseña a preparar y combinar productos naturales o artificiales como remedios de las enfermedades, o para conservar la salud.

2. f. Profesión de la farmacia.

3. f. Laboratorio y despacho del farmacéutico.

El término “farmacia” tiene tres acepciones, como ciencia, profesión y establecimiento.

En cuanto a la etimología de la palabra botica, proviene del griego apotheké ‘almacén o depósito de mercaderías’

En la actualidad se emplean como sinónimos, aunque el más extendido es, sin duda, farmacia.

¿Cuándo dejamos de ser boticarios para ser farmacéuticos?

De boticarios a farmacéuticos

En los inicios de la actividad sanitaria, era la misma persona la que se ocupaba de diagnosticar, recetar y hacer los preparados para los enfermos. En esos tiempos, la curación estaba marcada por cierto misterio o magia.

Para tratar las dolencias se utilizaban remedios secretos cuyos activos curativos provenían, prácticamente en su totalidad, del medio natural. Preparados cuya composición no se daba a conocer y a los que se atribuía capacidad para curar alguna enfermedad. Podían ser preparados tanto por los propios médicos o por cualquier persona aunque no perteneciera al mundo sanitario.

Esta costumbre se fue perdiendo con el paso de los años dando lugar a la profesionalización de la actividad.

Durante siglos los remedios secretos convivieron con otro tipo de preparados, las fórmulas magistrales. Estas fórmulas eran realizadas de forma artesanal e individualizada por los boticarios. 

Así, con el tiempo, se produjo la separación entre médicos que diagnosticaban enfermedades y boticarios que elaboraban los remedios para curarlas.

La composición de las fórmulas magistrales era conocida y recogida en las farmacopeas. 

Para entonces los médicos ya contaban con formación reglada. Sin embargo los boticarios no lo consiguieron hasta 1800 momento en el que comenzaron las enseñanzas oficiales en Farmacia.

Durante el siglo XIX la farmacia empezó su transformación.

Aún era la botica y los medicamentos eran fórmulas magistrales que realizaban los boticarios que habían aprendido el arte de formular.

Con el inicio de las enseñanzas oficiales de Farmacia en 1800 comienza el cambio. Los boticarios pasan a ser farmacéuticos.

En 1843 se crean las Facultades de Farmacia en España, lo que supone el cambio definitivo aunque el arraigado término de boticario aún siguió y se sigue usando.

Los inicios de la investigación

Con la llegada del siglo XIX se inició la investigación. Lo que también supuso un cambio para los farmacéuticos.

Los primeros estudios se centraron en las drogas vegetales que se usaban en medicina. La intención de estas investigaciones era determinar los activos de las plantas y aislarlos.

Más adelante las investigaciones dieron lugar a nuevos activos creados por el hombre que nada tenían que ver con lo que la naturaleza les suministraba.

Durante la segunda mitad del siglo XX la industria fue desplazando la formulación magistral y dando lugar a las boticas tal como las conocemos hoy. 

Aunque como ya hemos hablado en varias ocasiones, las fórmulas magistrales siguen teniendo su papel. Lo que acerca a algunas farmacias a ese modelo tradicional.

En España fue tras la Guerra Civil cuando los laboratorios elaboradores de medicamentos se separaron de las oficinas de farmacia definitivamente. 

El farmacéutico en la actualidad

Da igual que prefieras el termino botica o farmacia. Que te consideres boticario o farmacéutico. Hoy en día la profesión es más completa que nunca.

Las oficinas de farmacia son establecimientos sanitarios y de bienestar. En ellas puedes ejercer tu profesión de muchas maneras diferentes.

Puedes centrarte en el medicamento y la atención farmacéutica. 

Acercarte a la tradición a través de la formulación magistral.

Especializarte en cuidados y bienestar a través de la dermofarmacia, de la medicina deportiva o de la ortopedia.

Centrarte en grupos de población, como son la pediatría o la geriatría.

Convertirte en referente en belleza mediante la cosmética y la nutricosmética.

Puedes hacer lo que quieras, lo que más te guste o le que mejor represente a tu botica.

Pero no solo de las oficinas de farmacia viven los farmacéuticos…

Tu título te abre muchas más puertas que quizá no te has planteado explorar aún, como son:

  • La Farmacia Hospitalaria.
  • Otras opciones del Sector Publico (como Farmacéuticos Titulares del Estado).
  • La Industria Farmacéutica y todas sus alternativas.
  • La Farmacia Militar.
  • La docencia en Universidades u otros centros.
  • La Investigación.

Da igual cual sea tu elección. Lo importante es que aproveches la gran variedad de oportunidades que te ofrece tu profesión y disfrutes de ella.

En En La Red Botica iremos conociendo cómo se desarrolla la profesión en los diferentes sectores a través de los compañeros que trabajan en ellos.

Por cierto, ¿eres farmacéutico o boticario?